AlbertoN4

Alberto N. García: “España sacará pronto series de calidad que rebasarán nuestras fronteras”

Alberto Nahúm García es periodista y profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra. Además, lleva el blog Diamantes en Serie, dentro de la plataforma de blogs ‘Gente Digital’. Durante la quinta y última temporada de Breaking Bad, su blog se convirtió en las sagradas escrituras para los fans de Walter, Jesse y compañía, ya que Alberto desgranaba con precisión las 5 W’s, tan importantes en el periodismo: qué, por qué, cómo, dónde y cuándo. Pero no solo se queda con Heisenberg, si quieres saber por qué hay que ver una serie, su blog tiene la respuesta. Con él, hablamos de la escena televisiva en España, de periodismo, de Murcia y de deseos para el futuro.

AlbertoN5

Diamantes y seriéfilos

Eres un eminencia en el análisis de series de TV y tu blog, Diamantes en serie, es de los más visitados por los fans, ¿cómo se consigue llegar a hacerse un hueco entre tanto blog temático?

Bueno, no soy tan visitado, eh. Porrones de visitas tienen los blogs de series de El País o El Mundo; el mío es más modesto. Siempre pongo el mismo ejemplo: hace unos meses empecé a colaborar con JotDown Magazine, la revista cultural, que tiene mucho predicamento. Me quedé impresionado con la resonancia de los artículos que publiqué ahí. Artículos que me habían costado sangre y sudor en mi blog, tenían 10-15 veces menos de visitas que los que –de forma más fácil– les había escrito a ellos. El paraguas del medio hace mucho. ¿Cómo se consigue hacerse un hueco? Pues trabajando duro. El blog, inicialmente, era para mí un hobby, una manera de hablar sobre series con alguien, puesto que en mi entorno personal no eran tan populares (ahora sí, je). Así que hacía horas extras por las noches o los fines de semana. Por eso ahora voy de culo con el blog: con dos niños pequeños cuesta más sacar tiempo. Las claves para mantener un blog decente, a mi modo de ver, son la constancia y la honestidad. Es mi voz, mi opinión sobre tal o cual serie, con mis filias y fobias (siempre razonadas en el texto) de por medio. Y eso la gente lo agradece, puesto que ven que hay un criterio constante, del que se fían para bien o para mal. Hay gente que me escribe: “No estoy de acuerdo con esta crítica sobre The Newsroom (la primera temporada me pareció odiosa), pero merece la pena leerla”. Eso supone un halago fantástico, pues implica que la argumentación ha hecho pensar a ese lector, le ha provocado intelectualmente. Si luego, además, intentas sacar a bailar un poco la pluma, pues ganas a lectores más estetas o literarios.

Si tuvieras que recomendar una serie a alguien que nunca se ha enganchado con una, ¿cuál sería?

Depende mucho de edades, aficiones generales, etc. A mi madre le recomendaría una en la que pudiera quedarse dormida y, al volver la semana siguiente, no sintiera haberse perdido: un procedimental del tipo Ley y Orden o Caso abierto, por ejemplo. A mi padre, por el contrario, le regalé Battlestar Galactica y se la bebió en tres semanas. A mis sobrinos, Merlín. Y así. Ah, a los lectores de Magma, Rectify y The Shield.

Todos los fans de Breaking Bad nos sentimos ahora desolados sin Walter y Jesse, ¿se llenará alguna vez el vacío con una serie que sea tan buena?

Sí, se llenará. Ese mismo vacío apocalíptico ya se ha anunciado muchas veces: con Los Soprano, con The Wire, con Lost… Quiero decir con esto que el optimismo es racional. Además, los agónicos cansan.

AlbertoN6

¿Qué le falta a España para tener un catálogo de series tan bueno como el de Inglaterra o USA?

Le falta tiempo. La globalización cultural y el fácil acceso a otras ficciones televisivas hace que los guionistas manejen referentes anglosajones. Poco a poco se irán dando más pasos para buscar temas nuevos, narrativas innovadoras, etc. Pero precisamente por el tamaño que tiene España, nunca llegaremos a tener un mercado tan gigantesco como el de USA, un mercado además que puede permitirse rentabilidad en pequeños nichos de audiencia, lo que espolea la creatividad. Pero hacer como otros mercados europeos (Dinamarca, Francia) que cada año sacan algún producto de mucha calidad que rebasa sus fronteras, eso estoy convencido de que pasará pronto. Ya ha habido cosas muy interesantes como Pulseras rojas o Crematorio que apostaban por algo diferente y con éxito. Es cuestión de tiempo.

Si tuvieras que escribir un guión, desde cero, de una serie cuya trama se desarrollara en Murcia, ¿de qué trataría?

De mis recuerdos de infancia, pero sería tan poco interesante que nadie la compraría. Para ello, me contentaría con escribir la poesía de Eloy Sánchez Rosillo.

¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?

En lo profesional, me gustaría publicar un libro divulgativo sobre series anglosajonas. Estudios de 15 ó 20 series clave de la última década, con agilidad y finesse.

El estado actual del periodismo

El paro en el sector periodístico asusta. Como profesor, ¿cómo se le dice a un alumno de la carrera que su futuro es altamente incierto?

El paro, por desgracia, asusta en muchos sectores. Pero, bueno, estoy convencido de que no hay carreras con salidas, sino personas con salidas. Una buena carrera universitaria debe prepararte para una maratón, para el largo plazo, no para el primer empleo. Eso no quiere decir vivir en una torre de marfil acompañado solo de manuscritos medievales, no. Un equilibrio, escorado especialmente hacia las cuestiones humanísticas e intelectuales, no tanto hacia la técnica. Quiero decir que la Universidad, si es realmente universal, debe enseñarte a aprender a pensar, a desarrollar el sentido crítico, a ser capaz de encontrar las herramientas para solucionar problemas. Por tanto, a un alumno le diría: “tú futuro es altamente incierto, sí, pero si te preparas bien, sudas la camiseta a muerte durante estos cuatro años y aprendes a pensar, saldrás adelante sin ninguna duda”. El problema que encierra la pregunta, me temo, es que en España muchas veces pensamos que el mero hecho de tener un título te habilita o, incluso, te da derecho a que te den trabajo “de lo tuyo”. Y no. Depende mucho de cómo uno haya conseguido ese título. Hay facultades mejores y peores, hay alumnos que aprovechan mucho y otros que se van dejando llevar, hay gente con inquietud cultural que devora novelas y peña que se contenta con que la cafetería de la Facultad ofrezca cerveza barata, etc. Por tanto, puede haber diferencias gigantescas entre dos alumnos que tengan un título de Periodismo recién obtenido. Porque, eso sí, al final todo el mundo lo saca.

En Murcia estamos viendo cierres sistemáticos de medios de comunicación y ERE’s que están a la orden del día, ¿es el modo de que no muera la profesión o es una artimaña para que ganen los de siempre?

Me da mucha pena que cierren medios y tengo muchos amigos (incluso algún familiar) que han vivido ese desagradable trance. Pero entiendo que los medios también son empresas que deben ser rentables, ganar dinero para subsistir (¡y para pagarle a sus empleados!) y, hombre, si el negocio no es rentable, no se puede continuar. Lo que no se puede es cuadrar el círculo: mantener un medio abierto, perdiendo dinero… y debiendo seis meses de nóminas, por ejemplo. En todo caso, si hasta medios de izquierda (Público, por ejemplo), muy críticos con el sistema de libre mercado (es un decir lo de “libre mercado”, obviamente), se han visto obligados no solo a despedir sino también a bajar la persiana, eso quiere decir entonces que no hay mucha alternativa. Producir información es caro y parece que también en este ámbito hemos vivido una burbuja. Ahora, con la bajada de publicidad y de subvenciones públicas, vemos que no había demanda real para tantos medios. Algo similar se puede aplicar a las televisiones públicas. Más allá de su dependencia del poder político (¿hay alguna televisión pública en España que exhiba un modelo de independencia ideológica?) y de su mala gestión (algo que suele ir unido a lo anterior), ¿por qué tiene que ser un servicio básico la información y ¡el entretenimiento! ofrecidos desde de un medio público regional? Aún recuerdo la impotencia del director de Popular TV de Murcia, amigo mío, cuando abrieron la televisión regional. No podía competir contra eso. Se llevaron a algunos de sus mejores periodistas. A cosas como ésta me refiero con la burbuja mediática: creas un entorno por encima (al margen, para ser más precisos) del mercado y, cuando eso deja de poder sostenerse, el edificio entero se desploma.  

AlbertoN7

¿Qué te parece que algunos medios subsistan gracias a becarios que trabajan 8 horas y cobran 400 euros?

La verdad es que no conozco con precisión esos datos, pero convendría conocerlos. Me costaría creer que El País o La Verdad subsistan a base de becarios al peso. Mi primer verano de prácticas, en 2º de carrera, en La Verdad, trabajaba más horas y recuerdo que cobraba 20.000 pesetas (año 97). No me parecía mal: yo apenas tenía costes, puesto que vivía en casa y aprendí muchísimo. El verano siguiente, en Onda Regional, sí que me triplicaban eso y no sobrepasaba nunca las 35 horas semanales; me parecía un chollazo. En ambos casos me sentía un privilegiado, porque, sobre todo, había gente dedicándose a enseñarme el día a día, a evitar que metiera gambas y los nervios me jugaran una mala pasada ante el micrófono o en una rueda de prensa para el diario. ¿Qué quiero decir? Que el ser becario con poca remuneración en los primeros compases del periodismo me parece razonable. Yo lo veo como una parte de la formación que uno recibe, precisamente porque la carrera debería centrarse más en cuestiones intelectuales, de fondo. El problema, como es lógico, ocurre cuando tienes 28 años y sigues cobrando así. Volviendo al inicio: si un medio subsiste con becarios a 400 euros, intuyo que no debe de ser un muy buen medio, desde el punto de vista periodístico. La Verdad del verano del 97, por ejemplo, se habría hundido con 30 pardillos como yo haciendo la mayor parte del trabajo. La gente dejaría de comprarlo por la de erratas que encontraría en la mismísima portada.

¿Qué periodistas te gustan? ¿Qué medios sueles leer?

Leo de todo, pero sobre todo prensa nacional. ABC, El País y El Mundo. Los domingos me trago enterito el Diario de Navarra, que es un excelente periódico regional. Y siempre me gusta darme alguna vuelta por medios anglosajones (The Guardian, BBC, Spiked Online); muchas veces es fácil llegar a buenos reportajes si sigues a gentes especializadas en twitter. ¿Periodistas? La voz de Carlos Herrera, las fuentes de Florencio Domínguez, la escritura limpia de Antonio Caño o Jordi Pérez Colomé, el florilegio cultural de Antonio Lucas o el reporterismo de un David Jiménez, un Pablo Ordaz o un Francisco Peregil, la ironía de Alsina… ¿Columnistas? Jon Juaristi, Santi González, David Gistau, Albert de Paco, Cristina Losada, Enric González o las tribunas de Fernando Savater en El País.

¿Qué te parece el papel de TVE española (como TV pública) frente a otras como BBC?

Ahí tenemos un problema de tradición y fair-play. Lo que decía antes: aún no hemos encontrado (y me temo que no lo haremos) un modelo similar al de la BBC. Somos demasiado cainitas en España y nuestro sectarismo es ancestral. La BBC es una aspiración, no hay duda, pero también en Gran Bretaña tienen sus polémicas; en ocasiones tendemos a idealizarla como si allí no se dieran de tortas de vez en cuando por ella. Pero sí, el papel de TVE me parece inferior.

¿Qué te parece el paradigma de las redes sociales en los medios de comunicación?

No sé si entiendo bien la pregunta. Que los medios de comunicación empleen las redes sociales me parece inevitable, es otra forma más de extender tu mensaje. Pero, al final, 100.000 followers no mejoran un reportaje deficiente. Como fórmula de fidelizar y extender el contenido, me parece estupendo. Donde creo que sí se están equivocando algunos es en no moderar los comentarios. Hay noticias que solo con entrar ya apestan, de la gresca que se están dando algunos lectores en la parte de debajo de la noticia. A veces se sustituye el tráfico por la higiene. Por no hablar de determinadas noticias, por ejemplo de sucesos, que se abren a los comentarios; claro, falta tiempo para que el típico imbécil diga eso, imbecilidades, habitualmente dañinas y de muy mal gusto.

AlbertoN3

Murcia y tiempo libre

Además de en series, ¿en qué ocupas tu tiempo libre?

En la Thermomix y en los famobiles de mis hijos (sí, en mi casa se llamaban así, pero no todo el mundo entiende esa palabra, qué le vamos a hacer).

Recomienda un restaurante en Murcia para cenar y un bar para tomar una copa

¡Buff!, hace mucho que no tomo copas en Murcia, la verdad. Echo de menos “La Hermandad”, un bar mítico para mi generación. Pero ahora que se ha puesto tan de moda el gintoneo, me he quedado atrás; los preparamos en casa. Lo mismo para los restaurantes: acabo de revisar TripAdvisor y no me suena casi ninguno de los 15 primeros que aparecen. Soy más de ensaladilla en el Alfonso o el Romea, pastelicos de carne en Bonache y tapeo nocturno con mis amigos por la Plaza de las Flores.

Entrevista: David Cano 
Fotografías: Quim Torrents

Share

Sobre el autor

Periodista y escritor de 26 años, especializado en temas de literatura y redes sociales. Su bagaje le ha llevado a trabajar en medios como Canal + y La Verdad de Murcia, además de colaborar con distintas webs de temática literaria y editorial. Ganador de un accésit en el certamen Creajoven de Literatura por el relato ‘Redención’. Murciano convencido de que en esta ciudad hay un fuerte volcán lleno de creativo magma y que debe recordarse para que no caiga en el ostracismo.

Una respuesta a Alberto N. García: “España sacará pronto series de calidad que rebasarán nuestras fronteras”

  1. Pingback: Un popurrí de conferencias y enlaces | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>