_MG_0387_0228

Julio Ródenas: “Los periodistas debemos empezar a negarnos a hacer ciertas cosas y decir: por aquí no paso”

Tomarse un café con Julio es estar una hora diseccionando el panorama musical y periodístico. Incluso quedan posos de la vida y del día a día que se van removiendo con una cucharilla mientras se habla. Julio presenta Turbo3 en Radio3 (de las 18.00 horas a las 19.00) y escribe asiduamente en la revista Rolling Stone. Empezó la carrera con la convicción de sentarse un día en Prado del Rey y presentar un programa. Y lo ha conseguido, y nosotros nos alegramos enormemente.

Empiezas tu carrera en radios pequeñas en Murcia, en el diario La Opinión, luego Radio 3, Rolling Stone y de nuevo a Radio 3 a dirigir un programa. ¿Cuál fue el proceso?

Yo estudie periodismo para trabajar en Radio3. Mucho antes de empezar la carrera ya era fan de Radio3, escuchaba programas como el Ambigú de Diego Manrique, Música es 3  con Virginia Díaz, Siglo XXI con Tomás Fernando Flores…y a la vez tocaba en grupos de música. Quería dedicarme al periodismo musical. Me gustaba la música y me gustaba el periodismo, leía revistas como FM, que dejó de editar en papel y me gustaba porque era muy ecléctica. Entonces, decidí estudiar Periodismo, después de tres semanas en Filología Hispánica y una tentativa de hacer Bellas Artes, que no era para mí, aunque a veces piense que podría haberme servido, pero no, no, yo quería ser un periodista dedicado a la música y a la cultura. Comencé en la UCAM, y al contrario que algunos de mis compañeros que la acabaron en la UMU yo decidí seguir porque la UCAM tiene muy buenos medios y te permite en segundo año de carrera estar haciendo prácticas en estudios de radio y televisión a un nivel profesional.  En segundo de carrera, empecé a trabajar en La Opinión, haciendo prácticas y siempre que podía intentaba tirar hacia la sección de cultura, ya me daba cuenta de que quería terminar trabajando en Radio3. Lo intenté durante esos primeros años, pero era muy complicado, las universidades de Madrid tenían preferencia. Cuando terminé la carrera me fui a Madrid a hacer el máster de RNE, que es la plataforma para trabajar en Radio Nacional. Hice las prácticas finalmente con Santiago Alcanda en 3Fusión de Radio3 y en Como lo Oyes. Santiago fue mi mentor, y se lo he reconocido muchas veces, luchó por mí, peleó para que me quedara y me lo pasé genial trabajando con él. Por supuesto, me lo curré (risas). Al acabar el máster por lo general solían contratar quince o veinte personas, la crisis asomaba y ese año comenzaron a contratar a cuentagotas, uno o dos periodistas. Pero a los seis meses me llamaron para trabajar en Hoy empieza todo, cuando contratan a Ángel Carmona. Después llegan Pablo González Batista  y Gustavo Iglesias y juntos formamos un buen equipo, allí estoy dos años pegándome buenos madrugones pero merecía mucho la pena, en muy poco tiempo el programa llega a ser un referente de las mañanas bajo la dirección de Lara López.

¿Cómo empieza la aventura de Turbo3?

Al terminar mi contrato en prácticas me fui fuera de nuevo hasta que asume la dirección de Radio 3 Tomás Fernando Flores. Él decide llamarme para hacer Turbo3, para captar una audiencia más joven por las tardes, mejor dicho, para equilibrar la audiencia joven entre las mañanas y las tardes, antes las tardes eran para programas más especializados, más minoritarios si los quieres llamar así . Turbo 3 nace como un programa más mayoritario, más dinámico y potente para esa franja horaria y pensaron en mí.

¿Es necesario ser un experto en música antigua para poner música actual?

Sí, totalmente. Creo que para entender el presente y lo que va a venir en el futuro, hay que conocer el pasado. No puedes entender a The Strokes sin la Velvet Underground, o sin los New York Dolls, o entender a Black Keys sin Jon Spencer, Blues Explosions, o si nos vamos más atrás sin Led Zeppelin o Black Sabbath y si nos vamos más atrás aún, a los bluesman de los años treinta y cuarenta. Al final es música y si quieres entender el sentido de la música, es necesario conocer sus influencias y sus referentes; que Jack White tenga como referentes a Elmore James es significativo, sabes que hacen esa música porque han bebido de otros sonidos. En Turbo3, pongo música actual pero me gusta echar la vista atrás y poner temas de Led Zeppelin, de Jimi Hendrix del que el otro día puse Crosstown Traffic, el otro día puse a un tipo que se llama Gary Clark Jr, un chaval de veintiocho años, guitarrista y cantante de Austin, Texas, tiene un feeling muy bueno y a ese tipo lo entiendes mejor cuando sabes que ha mamado de Hendrix, de Eric Clapton y de los más grandes. Es bueno enseñarle a la gente música nueva, pero también decirle: mira, éste viene de aquí.

(N. de R: en ese momento comienza a sonar Rebel Rebel de Bowie en la cafetería y a Julio se le escapa una sonrisa)

_MG_0446_0287

Aunque el programa es de 18.00 a 19.00 de la tarde, ¿se es presentador de Turbo3 todo el día (redes sociales, preparar siguientes programas, etc)?.

Sí, al final las redes sociales consisten en eso. Tienes que estar metido en ellas 24 horas, aunque yo intento desconectar. Pero es verdad que la mayor parte del día intento estar ahí. Se nota que la gente responde cuando cuelgas algo o tuiteas algo. Llega un momento que es necesario desconectar por el bien propio y el de los que te rodean, pero es una avance brutal. Gracias al feedback inmediato, puedes constatar lo que le gusta a la gente y lo que no les gusta.

Además de periodista, sabemos que eres músico, en el último SOS 4.8 fuiste DJ, y acudes a muchos conciertos como público. ¿Influye en tu manera de percibir la  música verla desde tres perspectivas tan diferentes?

A veces sí que se da esa situación de decir: joder, estoy hablando de un concierto y sé lo que están pasando los artistas. Saber lo que es estar al otro lado ayuda. Siempre que hablo de música desde el punto de vista periodístico, guardo un respeto especial por el músico, ya lo esté haciendo mal o bien. Intento buscar las cosas buenas en la música ya que es inevitable estar pasando de un lado al otro del espejo.

La radio tiene duende, ¿no?

Por supuesto, tiene una magia y una inmediatez que no tiene ningún medio. Por ejemplo, a la hora de criticar un disco, en la radio, no hace falta decir nada. Con escucharlo, el oyente lo puede valorar. Es una gran ventaja, estás jugando con el sonido y le estás dando al oyente el producto de una manera más directa. Hablábamos de inmediatez, es que pasa algo aquí al lado, coges un teléfono y estás en la radio. La televisión requiere mover una estructura mayor, unidades móviles, es verdad que es imagen también. La radio ayuda a la que las personas estimulen su cabeza, haces que la gente se imagine las cosas a través de tus palabas, de tus sonidos y en función de cómo cuentes una cosa así se lo imaginarán y eso es impresionante. ¡sin mayor recurso que tu voz!

 

Los renglones torcidos del indie.

 

¿Grupos como Love of Lesbian o Vetusta Morla pueden tener la culpa de haber atraído tanta gente hacia este estilo?

Recuerdo hace unos años que ví a Love of Lesbian en cinco festivales, pero al final es la inercia de la industria, de cómo está montada, giras y giras…me alegro por ellos, sinceramente. El 1999 me tocó muy a fondo y estuve muchos meses escuchándolo, tiene canciones como Allí donde solíamos gritar, que me hacen tenerle mucho aprecio a ese disco.

¿Se puede hablar, con tanto festival, de una burbuja de la música indie en España?

El indiecentrismo, ¿no? Le comentaba hace poco a un amigo que hay pocos pueblos que no tengan su festival. A veces me pregunto: ¿está bien tanta oferta? Por un lado está guay que la gente esté consumiendo música, pero a la vez está saturado: los mismos grupos, en todos los festivales, pero claro se tienen que ganar la vida. A veces se echa en falta abrirnos a otras músicas, a otros estilos. Por ejemplo, a mi me gusta mucho el festival La Mar de Músicas, que se abre al pop, al rock, a músicas folclóricas de otros países y a la mezcla de esas músicas con músicas contemporáneas. Vi allí a Tinariwen antes de que fueran al Primavera Sound. Se echa en falta que existan festivales más eclécticos y abietos que puedan traer a Love of Lesbian y a la vez a Lila Downs.

Quizás los seguidores del indie son un poco separatistas, ¿no? Si no vas a la moda, escuchas los grupos de moda…

Es que al final ese grupúsculo va contra los principios con los que surgió el rollo independiente: no nos encasillamos, no nos casamos con nadie…Si al final eso se convierte en una secta, en un grupo impermeable, ¿para qué? No lo entiendo. Es absurdo y contraproducente para este estilo de música. Si te gusta la música, hay que estar abierto. Obedece más a una actitud de postureo. Desde mi punto de vista es  una pena cerrarse a cualquier estilo, A mí me encantan los Black Keys y me encanta el Polaco Goyeneche, que es tango, Chavela Vargas, Chef Baker y escucharme un buen tema de los White Stripes.

En el Indie parecía que había grupos que se encaminaban hacia lo electrónico, pero aparece una tendencia hacia lo analógico que cambia un poco el rumbo.  ¿Cuál es el futuro de la música independiente?

Creo que es complicado saber cuál va a ser el futuro. Lo nuevo de Daft Punk ha revolucionado la música disco, reivindicando la electrónica de una manera muy orgánica, utilizando instrumentos y sintetizadores analógicos. Vemos influencias de grupos que nada tienen que ver con la escena independiente como Supertramp , la Electric Light Orchestra o Steely Dan. También al principio de este siglo llegaron grupos como Goldfrapp, reivindicando la electrónica, luego The Strokes o White Stripes reivindicando el rock de guitarras…Creo que el rock va en esa línea, respetando las influencias del blues. Los estandartes ahora son Black Keys y Jack White. La tendencia va por reivindicar el rock de guitarra con canciones que enganchen.

¿Qué te parece la subida del IVA en la industria?

Muy mala, la gente del gremio está muy fastidiada porque están encareciendo un producto que debería ser considerado bien cultural. Perjudica mucho a la música porque la gente comprará menos discos e irá a menos conciertos.

Viendo a grupos como Muse, que forman un gran espectáculos en sus conciertos, me pregunto si va a ser necesario que a partir de ahora, no sea suficiente un simple concierto en el que se suban a tocar unos tíos, si no que sea algo más elaborado.

En ese sentido Muse es un ejemplo, al renovar y hacer más fresco el espectáculo del rock. Van más allá del concierto puro y duro.

 

_MG_0414_0255

 

¿Algún cantante o grupo mainstream que confesar?

Para eso no tengo problemas. En el programa, si tengo que poner a U2, lo pongo (y de hecho lo he puesto), he puesto Pride, Sunday bloody Sunday. La verdad es que no tengo ningún guilty pleasure. Intento que Turbo3 sea un programa muy abierto, donde pueda sonar, por ejemplo, Michael Jackson.

¿Te la jugarías con Lady Gaga?

Con Lady Gaga no lo sé, pero Rihanna tiene canciones que me gustan. Bueno, en Turbo3 he puesto a Beyoncé, he puesto Crazy in Love porque me parece un temazo y no he tenido ningún pudor, también puse a su hermana pequeña, Solange. Alguno dijo en las redes sociales: “esto de Beyoncé no lo entiendo muy bien” (risas). La filosofía de Turbo3 gira en torno a eso: si Beyoncé o Rihanna sacan un tema bien hecho y que mole, ¿por qué no ponerlo?

 

Murcia y el desvarío.

 

¿Cómo es el panorama musical en Murcia?

Como ya no vivo aquí, estoy algo desactualizado, pero, por ejemplo, Neuman me parece un gran grupo: son buenos músicos y han sabido currarse muy bien sus canciones, no hacen cuatro acordes y ya está. Encima cantan bien, que ahora sale mucha gente que no tiene ni pajolera idea de tocar y de cantar, y están siendo vanagloriados. Puedo defender que no seas un virtuoso y que tengas mucho feeling, pero no trago a la gente que no se toma en serio la música.

El periodismo en Murcia es un desierto lleno de ERE’s y con un mercado muy cerrado. ¿Qué piensas como periodista?

Sé que en Murcia está la cosa muy mal. El panorama es muy complicado. O alguien decide invertir y hacer las cosas bien, o mal vamos. Lo que ha pasado con la 7 Región de Murcia es una pena, un ejemplo de mala gestión total. Con esos medios y ese dinero que se tenía se podrían haber hecho las cosas mucho mejor, con un proyecto más original. Aun así, me gustaría tener esperanza. Lo que está claro es que con becarios no se va arreglar. Es decir, todos hemos sido becarios, es fundamental que se contraten a becarios para que se formen, pero no se puede tirar sólo de ellos. Hay que empezar a negarse a ciertas cosas y a decir: por aquí no paso. Las empresas dicen: “¡ah!, pues si tú no quieres, hay 400 personas allí fuera que lo hacen por 600 euros”. Gente cualificada en el periodismo hay de sobra, pero no podemos estar trabajando por cuatro duros, porque está creando un precedente de que somos unos arrastrados y trabajamos casi gratis.

Quizás somos un poco conformistas…

Sí, lo somos, pero no nos puede parecer bien que un periodista no pueda ganar más de 1000 euros al mes. Nos dan por todos lados, pero pensamos: bueno, aquí estamos, vamos a aguantar. Habría que preguntarse quién fue el primero que dijo que sí a trabajar por una miseria.

¿Qué dos cabezas de cartel te gustarían para el SOS 4.8. del 2014?

Para el viernes propondría a  Daft Punk, pero que vengan con Neil Rodgers, Pharrel Williams, Panda Bear, Giorgio Moroder, sólo espero que no sea un DJ set como Justice el año pasado. Y para el sábado añadiría, por supuesto, a David Bowie: ya está bien de rumores; ojalá se decida a hacer algunos conciertos para presentar The next day, en mi opinión, un regreso por todo lo alto, un muy buen disco en el que nos regala guiños a épocas pasadas (Ziggy, la etapa berlinesa…) logrando, a la vez, un álbum totalmente actual. Quizá también estaría bien Franz Ferdinand de nuevo, que han sacado disco hace poco. Y por soñar, que venga Led Zeppelin con el hijo de John Bonham a la batería (risas).

Vaya con Get Lucky…

Ha nacido un clásico, tengo pendiente la semana Get Lucky en el programa, han subido tantas versiones a internet que podríamos poner cada día una versión de la canción, me ha encantado una de George Barnett, que me la propuso Virginia Díaz.

 

Entrevista: Ramón Gómez y David Cano.
Fotografía: Lola Salinas.
Lugar: Café Moderno. 

Share

Sobre el autor

Periodista y escritor de 26 años, especializado en temas de literatura y redes sociales. Su bagaje le ha llevado a trabajar en medios como Canal + y La Verdad de Murcia, además de colaborar con distintas webs de temática literaria y editorial. Ganador de un accésit en el certamen Creajoven de Literatura por el relato ‘Redención’. Murciano convencido de que en esta ciudad hay un fuerte volcán lleno de creativo magma y que debe recordarse para que no caiga en el ostracismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>