12072013-CR6byn

Carmen Ramil: “En estos tiempos en los que se vomita Moda, lo único que queda es volver a empezar”

Formada en las Universidades Politécnica y en la Complutense de Madrid, actualmente posee su propia marca ‘CARMEN RAMIL, complementos & restyling , uniformes de autor’. Su paso por marcas como LOEWE, Jesús del Pozo o Samsonite la convierten en uno de los referentes cosmopolitas de la Moda en Murcia.

12072013-CR13

La primera noticia que tengo de tu presencia en Murcia es de enero de 2012 con ‘Proyectomanía’. Tu punto fuerte han sido los complementos, diseño de colecciones, uniformes, como el del Museo de la Ciudad. El momento álgido de aquella etapa fue  “Una historia en cincuenta camisetas” ¿Qué queda de todo esto en Carmen Ramil?

¡Todo! –contesta enérgica-, porque los textos de las camisetas los escribí yo, la intención era que cada frase por separado tuviera un sentido y que juntas formaran un relato. Era una historia romántica, la forma que tengo yo de ver a la mujer. Me gusta la mujer femenina, que esté guapa. Incluso a mí me gusta mirar a las mujeres y decir: “qué guapa”, recibir imágenes bonitas. Me gusta mucho más trabajar para la mujer que para el hombre, no se trabajar para él, sin embargo, empatizo  muy bien con la mujer.

¿Cómo llegaste al mundo de la Moda?

Es algo que siempre he querido hacer, cuando me examiné de selectividad, de esto hace unos años, no voy a decirte cuantos –comenta con su sonrisa seductora- ingresé en Bellas Artes en la Politécnica de Madrid. Pero mi madre se enteró de que esta universidad, junto con la Complutense habían creado una Escuela, organizada por la Cámara de Comercio. Pero sólo había cien plazas por promoción, y muchas de ellas estaban reservadas a profesionales del sector que querían tener el Título Universitario. Finalmente entré haciendo las pruebas de ingreso y en mi casa siempre me han apoyado muchísimo.

Ya venías de un amplio camino en el mundo de la Moda fuera de Murcia. ¿Cómo fue tu experiencia con Loewe o Samsonite?, ¿en qué consistía tu trabajo en estas marcas de prestigio internacional?

Todo influye, pero quizás a la persona que tengo más que agradecer es a Enrique Loewe, porque gracias a él se me han abierto todas las puertas. Es una suerte que te beque un mecenas como este, en primer lugar, la grandeza que tiene a nivel personal, conceptual, es súper sensible a todas las disciplinas artísticas, se involucra muchísimo con los jóvenes creadores… ¡Que mi primer trabajo fuese una beca en Loewe ha sido una suerte bárbara!

Estaba tan feliz en esta firma que no quería empezar mi andadura profesional y fue Enrique quien me aconsejóó que debía dar mi primer paso sola. Tras un tiempo, me ofrecieron el puesto de jefe de producto de Jesús del Pozo, que también ha sido algo muy importante en mi trayectoria.

Cuando nació mi primer hijo, necesitaba tiempo para él, y fue cuando surgió mi trabajo en Samsonite, porque me permitía un trabajo freelance, que podía desarrollar desde casa.

12072013-CR2

¿Cómo ves el sector de la moda en Murcia? ¿Qué crees que podría mejorar?

El sector de la Moda en Murcia es inexistente, desgraciadamente, la verdad es que no hay industria. Es una pena, porque yo he tenido alumnos con muchísimo talento  que los he visto marcharse, lo cual tampoco es un drama. Yo hace muchos años me marche fuera y me parece recomendable. Los alumnos cuando acaban la carrera tienen una edad en la que pueden ser autosuficientes y tener un trabajo provisional y poder  estar bebiendo de otras fuentes de la moda en otros países. Es bueno marcharse. La pena es no poder regresar, aquí (en Murcia) no se puede trabajar porque apenas hay empresas.

¿Qué opinas de la recuperación del proyecto de Moda murciana “Pasarela abierta”, desaparecida hace unos años, es estrictamente necesaria para la difusión de la moda regional?

Yo creo que cualquier promoción de la “hermanita pobre del diseño”, que es la Moda, es buena, pero veo más indispensable que apoyaran a los pequeños empresarios, es decir, esos talleres que había antes de bordados, la fabulosa tenería de piel en la zona de Lorca… Los gremios de artesanos, de los que esta Región ha sido riquísima, se han perdido.

El apoyo debería ser fifty-fiftyv, es verdad que un apoyo en Comunicación siempre es buenísimo, pero si detrás de eso no hay nada, no sirve. Serían solamente unos focos, unos fuegos artificiales de una pasarela y cuando se apagan no queda nada, no se puede producir.

En nuestra Región estamos viviendo un momento de cambio donde la artesanía y los productos handmade  están cada vez más presentes en el ámbito de la Moda ¿Crees que es una tendencia pasajera o una respuesta alternativa a la globalización que imponen las grandes cadenas comerciales?

Este movimiento es una respuesta lógica a un período de crisis, es lógico que todo el mundo que tiene una cierta afición y facilidad con las manos se ponga a hacer lo más inmediato: tocados, collares, cinturones… Es normal, lo que pasa es que hay una gran diferencia entre la afición y el oficio, este te lo da una formación y una experiencia. La afición la podemos tener muchos, yo tengo una afición a la pintura tremenda, pero no he estudiado Bellas Artes, se coger un pincel y mezclar colores, pero no puedo decir que sea pintora.

Mucha gente aficionada quiere introducirse en un mercado en el que nos estamos mezclando. Esto a mí me resulta un poco confuso.

En cuanto a las grandes cadenas de Moda, ya no existe diferencia entre una campaña y otra, es decir, antes había unos tiempos en la Moda mucho más respetados que ahora, que la campaña de primavera-verano la estamos vendiendo, pero al mismo tiempo llega una ‘colección cápsula’, luego rebajas y ya estamos con la colección de invierno. Estos tiempos en los que se vomita moda y tendencia hacen que la gente diga: “esto me lo hago yo”. Hay una frase que dice “somos lo que comemos”, y yo digo que somos lo que vestimos y vivimos, y yo he devorado y vomitado la Moda, porque he diseñado en un avión, en una feria, en un hotel, sin tiempo a reflexión… Hay veces que vamos tan rápido y los tiempos son tan trepidantes, que es como el tornillo que se pasa de vueltas, ya hemos corrido tanto, tanto, que lo único que nos queda es volver a empezar.

12072013-CR10

¿Cuál es la esencia de la diseñadora Carmen Ramil, tu propia marca?

Es resultado de lo anterior, llevo veinte años trabajando en la industria , trabajando para los demás, haciendo lo que este negocio requiere. La empresa para la que trabajas te da un briefing y tú tienes que responder a este. Y por supuesto el objetivo es vender, porque de eso se trata. Para que sobreviva la Moda, tiene que ser un negocio porque si no muere.

Ahora me apetecía muchísimo trabajar para mí, es decir, hacer lo que yo quiero, lo que a mí realmente me gusta, esté equivocado o no. He empezado con el tema de los complementos y accesorios porque es muy inmediato, todo lo que pasa por tu cabeza, si tienes una formación de diseño eres capaz de convertirlo en realidad a través de tus manos. Esto no requiere una logística muy complicada, la confección requiere una inversión mayor. De todas formas, me gustaría en un futuro hacer un total look, que es a lo que siempre me he dedicado. Pero de momento soy muy feliz con el complemento porque me permite transmitir todo lo que quiero, los colores, las texturas, los volúmenes, parto de la nada. En una prenda partes del cuerpo humano.

Mi servicio es muy personalizado, no me gusta disfrazar a la gente nunca. Si, por ejemplo, llega una clienta un poco ‘Barbie’, yo jamás intentaré ponerle un accesorio que sea naif, intentaré que teniendo en cuenta mi criterio estético, ella vaya como es. Los complementos ayudan muchísimo, pero lo que tienen que hacer es potenciar el perfil de mujer que tú eres.

¿Cuál es tu método de diseño, en qué te inspiras para desarrollar tus colecciones?

Me inspira todo, el pasado, el presente, lo que pasa es que soy una persona con una formación muy estricta y me es inevitable liberarme de mi método de trabajo. Intento despegarme un poco para ser más creativa, pero como decía Jessica Rabbit: “me han dibujado así, no puedo evitarlo”.

Bebo mucho de las tendencias, de los informes de fashions trends, los gabinetes de estilo, ¡lo devoro absolutamente todo! Si hay una película que creo que socialmente va a tener mucha repercusión me la empapo, y cuando tengo interiorizada toda esta información la anulo y me pongo a crear. Entonces, mi memoria visual es la que va saliendo sin darme cuenta.

Más allá del llamado “collar babero” de Ramil, todo un clásico ya. ¿Cuál es tu actual accesorio estrella?

Los cristales, me he vuelto loca por los cristales. Creo que proporcionan muchísima luz. Tengo ahora una obsesión por ellos tremenda, ¡pero es que he visto a mis clientas tan guapas cuando se colocaban un collar de cristales! –señala con satisfacción-. Además yo trabajo mucho el collar corto porque creo que es como un marco para el rostro, que le proporciona luz.

¿Dónde sueles adquirir la materia prima para tus accesorios?

Yo trabajo mucho el vintage, salgo fuera, compro mucho en Londres, Portobello me encanta. Tengo mucho material vintage que he ido acumulando a lo largo de mi vida, por ejemplo, adapto el broche de un vestido antiguo al cierre de un collar; o llega una clienta con unos pendientes que se le han roto y le gustaría recuperarlos y entonces yo lo convierto en otra pieza; o una novia que tiene un aderezo de su abuela un poco deteriorado y se lo aplico de tocado o de hebilla. Me encanta esa segunda oportunidad que se le da a las cosas, las segundas, las terceras, ¡todas las oportunidades me parece que son buenas!

12072013-CR4

¿Tienes en mente algún evento futuro similar a la exitosa exposición de fotografía #mujeresquemolan?

Ahora estoy ilusionadísima porque este atelier se ha convertido en una actividad bárbara y un intercambio de sinergias tremendo –me dice con ojos chispeantes-. Antes estaba con Carola, que vende ropa vintage, pero se incorpora una tercera persona, por eso hemos ampliado el atelier –situado en la maravillosa esquina del edificio Guillamón, en Frenería-, que es Ana Peyres, autora de los maravillosos bolsos contenedor, Belter, que se llevan a la cintura y a mí me perecen fantásticos y muy novedosos. Se pueden poner en bandolera, es la antigua riñonera, que Ana ha sabido quitarle esa parte kitchs y convertirla en un producto atractivo, divertido, sofisticados.

Ana es diseñadora, estudió en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Murcia. Y Carola es “exploradora” de Moda,  con lo cual dentro de poco vamos a hacer algo que puede estar muy bien.

¿Cuáles serían tus diseñadores de Moda atemporales?

Serían tanto -me comenta casi suspirando- … has mencionado a Paul Poiret, se me ponen los pelos de punta, me he empapado de todos sus libros. También Madeleine Vionnet, que fue la precursora del corte al bies, tan importante. Igualmente Balenciaga, ¡por Dios!, Coco Chanel, grandes diseñadores que han ayudado a que muchos jóvenes diseñadores nos formásemos, no puedo quedarme con uno.

Por último, ¿cómo valoras tus apariciones en espacios a nivel nacional, como look and fashion, en hola.com, presentada por Susana Olmos, periodista ligada al mundo de la moda?

Siempre es buenísimo que hablen de uno, me parece que es positivo abrir el espectro. Al principio el tema de los blogger me costó entenderlo, porque yo soy de la generación de UHF –ironiza entre risas-, hay cosas que me cuesta asimilar, pero poco a poco es estupendo darte cuenta de que el sector de la Moda es uno de los más amplios a nivel de ofertas de empleo. Puedes ser estilista, diseñadora, escritor o comentarista de moda… Deberíamos quitarnos de encima ese concepto de frivolidad que tiene la Moda, que me da una pereza tremenda.

En mi época te preguntaban “estudias o diseñas”, porque hubo una campaña que se llamaba “La Moda de España”, en la que se promocionaba mucho el diseño. Pero es que ahora, después de 20 años, sigue estando la misma visión frívola de la Moda, cuando de esta comen muchas familias y genera puestos de trabajo y riqueza para el país.

Entrevista: Francisco Javier Nieto e Isabel Gómez 
Fotografías: Lola Salinas
Lugar:  El Atelier – Estudio de Carmen Ramil. C/. San Patricio. Murcia

Share

Sobre el autor

Murciano del barrio de San Antón, soy Licenciado en Periodismo y Master en Radio. En el ecuador de mi treintena he trabajado en Onda Cero Murcia y Madrid, Onda Madrid, y los últimos años los he dedicado a la Gestión Cultural; soy medio Licenciado en Derecho, como muchos; y fui pianista en mis tiempos mozos, algo queda, al menos el gusto por la buena música. Pero sobre todo, soy amante de mi tierra, de su Historia, de su presente y su futuro.

Una respuesta a Carmen Ramil: “En estos tiempos en los que se vomita Moda, lo único que queda es volver a empezar”

  1. Pingback: Fuen Viudes: "Bromeo con la línea de tocados para caballero, es utópico. Sí me gustaría hacer una línea de diario para hombre" | Revista Magma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>